Depresión post-vacacional, alguien mas?

Tres dias. Tres dias que volví -volvimos- de holidays dejando a mis monstruillos con los abuelos. Tres días de depresión post-vacacional. Tres días sobreviviendo a base de chocolate en cantidades casi casi industriales. Tres días intentando poner en orden mi cabecita loca, porque si, en momentos tristones intento reinventar mi vida.

Después de este ultimo año -también podría añadir el anterior- en el que un numéro de días para nada despreciable de mis vacaciones han ido a parar a cuidar de mis bichillos -gracias virus- ; Las vacaciones se hacen cortas. Y mi depresión post-vacacional proporcionalmente mas larga.

Así que no os pillara por sorpresa, si el primer paso para reinventar mi vida, es mejorar laboralmente. Objectivo, buscar una empresa que dejen trabajar en ‘Tele-travail’ (teletrabajo) para cuando las enanas esten pochitas -yo sigo cruzando dedos para que este otoño/invierno los virus sean indulgentes en casa- no tener que gastar mis holidays. Si alguien tiene un manual de como hacer un CV con el que encontrar un super trabajo, soy todo oídos/ojos!!

Otro paso para mi reinvención, retomar mis manualidades. Una forma de dar alas a mi imaginación, siempre ha sido la pintura, o el ganchillo, o el punto… aficiones que una aprendió de la abuela y me hacen poner los pies en la tierra y decirme que todo ira bien.

Y el otro paso importante en esto de reinventarme, organizarme mejor para pasar mas tiempo con ellas. Mucho mas tiempo con ellas. Hacer manualidades con ellas. Bailar con ellas. Reír con ellas. Enseñarles a siempre ser ellas. A volver a reír con ellas.

Ains… como se puede echar tanto de menos a dos monstruillos peques. Descontando días para volver a ser 4 -mas Grincheu, Mircea y Miss- en Paris.

Ains… que creo que al final lo único que me pasa es que me hago mayor, muy mayor y la vuelta de vacaciones cada vez la llevo peor… cuela?? 😅

Buenos noches mundo

Uno mas de la familia

Animales si, animales no.

En casa, mi casa, somos de animales.

Mi madre nunca quiso bichillo de cuatro patas en casa, mejor dicho, nunca quiso perros ni gatos en un pisito madrileño. Ella que venia del pueblo, de compartir el corral con vacas, cerdos, ovejas y demás criaturas de granja, el pisito de la capital se le hacia pequeño. Y en su lugar, en casa tuvimos peces, tortugas y periquitos.

Y me fui de casa, y forme mi hogar. Y el primer miembro fue Ella.

Mircea, mi primer bichillo de 4 patas.

Mi chico ya sabia cuando empezamos a vivir juntos, que seria asi, se lo repetí tropecientas mil veces. En mis planes de futuro, estaba mis bichillos de 4 patas.

Y lo mejor de todo, es que al pesar que dan trabajito y mil inconvenientes que se puedan decir… repetiría, repetiré..

Y lo digo pensando egoístamente.

Yo les adoro, pero no me podía imaginar el amor que dan ellos. No podía imaginar lo bien que iba a funcionar el duo bichillo + peque. Porque a pesar de todos los dimes y diretes, de todos los consejos habidos y por haber respecto a mis bichillos -perdi al cuenta de la gente que me dijo de dar los animales cuando me quede embarazada!, o cuantas veces me dijeron que ha donde iba con dos peques, dos gatas y un perro!- ; criar a míos peques monstruitos con mis bichillos de 4 patas es de las mejores decisiones que he tomado.

Ver crecer a mis peques al lado de nuestros bichillos de 4 patas es puro placer.

Animales Si.