Uno mas de la familia

Animales si, animales no.

En casa, mi casa, somos de animales.

Mi madre nunca quiso bichillo de cuatro patas en casa, mejor dicho, nunca quiso perros ni gatos en un pisito madrileño. Ella que venia del pueblo, de compartir el corral con vacas, cerdos, ovejas y demás criaturas de granja, el pisito de la capital se le hacia pequeño. Y en su lugar, en casa tuvimos peces, tortugas y periquitos.

Y me fui de casa, y forme mi hogar. Y el primer miembro fue Ella.

Mircea, mi primer bichillo de 4 patas.

Mi chico ya sabia cuando empezamos a vivir juntos, que seria asi, se lo repetí tropecientas mil veces. En mis planes de futuro, estaba mis bichillos de 4 patas.

Y lo mejor de todo, es que al pesar que dan trabajito y mil inconvenientes que se puedan decir… repetiría, repetiré..

Y lo digo pensando egoístamente.

Yo les adoro, pero no me podía imaginar el amor que dan ellos. No podía imaginar lo bien que iba a funcionar el duo bichillo + peque. Porque a pesar de todos los dimes y diretes, de todos los consejos habidos y por haber respecto a mis bichillos -perdi al cuenta de la gente que me dijo de dar los animales cuando me quede embarazada!, o cuantas veces me dijeron que ha donde iba con dos peques, dos gatas y un perro!- ; criar a míos peques monstruitos con mis bichillos de 4 patas es de las mejores decisiones que he tomado.

Ver crecer a mis peques al lado de nuestros bichillos de 4 patas es puro placer.

Animales Si.

Ganas cero… pero necesito escribir, necesito contarlo… necesito convencerme que aunque no guste nada en absoluto… no puedo hacer nada, no esta en mi mano… solo me queda aceptar.

La ultima joya de la casa va a ser la segunda noche que no duerma en casa. Según el maridin tengo la mala costumbre de dejarlas – a las gatas- salir al jardin y que hagan su vida. Miss se fue de paseo el sábado al mediodía y no ha vuelto.

Según a quien se lo cuente es mucho tiempo y me aconsejan que haga el duelo, que no va a volver… pero yo me aferro a los que me dicen que los gatos hacen de las suyas y que al cabo de 3-5 días suelen volver.

Miss apenas tiene un añito, lo cumplirá 1 en julio, esta con nosotros desde principios de octubre. La primera semana pense que tendría que llamar a la asociación donde la adoptamos para decirles que no iba a ser prosible. Los primeros días entre mis bichos de 4 patas -ya teníamos a Grincheux, un adorable bouledogue Français et Mircea, mi primer bombón gatuno. Los primeros días solo hacían que pelearse y la pobre Miss, paso mas tiempo escondida detrás del frigo que cuando no la veíamos, nadie decía nada, solo iba a mirar detrás del frigo. Ahora, ocho meses después, mis tres amores de 4 patas son inseparables, se han adueñado del sofa, si le haces mimos a uno, los dos otros dos protestan, lo mismo a la hora de dar de comer… y las mismas caras tristonas cuando nos vamos a trabajar. Y ahora, llevamos dos noches, que solo hacemos que mirar al jardin, cruzando los dedos para ver a Miss volver. Porque, Miss, es esa gata que se ha ganado un cachito de mi en tiempo record.

Y como podeis suponer… lo peor, si no vuelve… sera decírselo a mis monstruitos!! porque como decirles a mis peques que su gata no vuelve?? Sobretodo cuando sabes que tu grande, si les da pie, se desvive para contar sus aventuras con sus amigos de 4 patas.

Por ahora, seguire aferrandome a la idea de que va a volver, que es solo una escapada de la edad del pavo gatuno. Porque en casa, siempre volvemos a casa. Y porque por ahora no, no se como decirle adiós.

Miss vuelve!

Pd: Miss si tu reviens toutsuite, 2 enanas y su mami te comen a besos!!